¡Democracia SI, Dictadura NO! ¡Todas las Mujeres Contra Todas las Violencias! ¡Exigí Todos Tus Derechos!


Noticias

MAM presenta su posicionamiento politico en ocasión del dìa internacional de la mujer

¡A defender la autonomía y la libertad!

  Las mujeres en Nicaragua arribamos a este 8 de marzo enfrentadas al empeoramiento de las condiciones políticas, sociales y económicas de nuestra sociedad, como consecuencia del quiebre del orden constitucional profundizado por el violento y descarado robo a la voluntad popular ocurrido con las pasadas elecciones.

 

La imposición del tercer período de Daniel Ortega representa el comienzo de un nuevo ciclo histórico de lucha por defender la autonomía y la libertad tan dura y dolorosamente conquistada, en particular por las mujeres. Este gobierno inconstitucional, patriarcal, autoritario; basado en la corrupción, la ilegalidad, la impunidad y el abuso,  constituye una involución a un Estado pre-moderno, confesional y autocrático. Es un auténtico desastre para los intereses prácticos y estratégicos de género de las mujeres.

 

Este 8 de marzo nos encuentra con usurpadores en todos los poderes del Estado y en los gobiernos locales, con una élite política agotada y un espacio público copado y pervertido por el monopolio orteguista. Un poder que explota la necesidad, la pobreza y el hambre con políticas clientelistas, a partir de otorgar como dádivas lo que son derechos. Las políticas asistencialistas y de “restitución de derechos” dirigidas a las mujeres, no son siquiera paliativas ante la carestía de la vida, la falta de empleos y la perenne exclusión de los servicios.

Estas políticas minimalistas y de “vitrina” no sacan a las mujeres de la pobreza, ni las convierten en actores económicos y mucho menos, en sujetos políticos.

 

El lamentable estado de las instituciones, marcadas por la partidización y la incompetencia, han dejado a las mujeres indefensas ante el incremento de la violencia genérica, donde violadores y asesinos suelen quedar en completa impunidad.  En la perspectiva oficial las mujeres son vistas como seres “complementarios” de los hombres, pero no como personas por derecho propio, a quienes se  ha impuesto una maternidad forzosa, al impedirles el derecho a decidir sobre el propio cuerpo ni siquiera para salvar su vida.

 

La pareja Ortega-Murillo se han enfocado en cortejar a las mujeres con promesas de participación, buscando como recomponer su imagen de abusador y proyectarles como “progresistas”. Sin embargo la incorporación de mujeres en las listas electorales no es porque se está gobernando con democracia genérica, sino todo lo contrario: los cargos otorgados han sido producto de fraudes electorales, sometiendo a estas mujeres a una fiel subordinación a las decisiones del poder dictatorial.

 La bancarrota moral y política provocada por el fraude electoral, su ilegitimidad nacional e internacional y el aislamiento de su gobierno, es el móvil de Ortega con la iniciativa del 50% para las candidaturas de mujeres en las elecciones municipales. Un proceso electoral también desahuciado por el desplome total de la credibilidad y la confianza en el Consejo Supremo Electoral.

 Estos son intentos de sobornar a las mujeres: el poder corrupto intenta corromper a sus ciudadanas pretendiendo usurpar y sacar sus propios réditos de lo que han sido las luchas históricas de las feministas por sus derechos de ciudadanía; de elegir y ser electas. Pretende ofrecer como “concesión graciosa” del caudillo, lo que es un principio y un derecho establecido en la Constitución que las mujeres dejamos incrustados desde los cabildos constitucionales de 1986. Los derechos a la participación, a organizarnos, a movilizarnos y a ser autónomas y libres no fue siquiera una concesión de la revolución, sino una batalla ganada por las mujeres a los comandantes de la época.

 La lucha de décadas del movimiento de mujeres produjo la aprobación de una ley integral contra la violencia hacia las mujeres, que tiene como principal reto su aplicación, así como transformar una práctica de impunidad permanente que ha llegado al extremo de responsabilizar a las víctimas de los delitos que sufren.

El Estado de Nicaragua tiene deudas pendientes con las mujeres tales como la suscripción del Protocolo Facultativo de la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer(CEDAW); la ratificación del Tribunal Penal Internacional; el cumplimiento de las resoluciones de los Comités de derechos humanos; del Comité contra la Tortura y las derivadas del Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos, especialmente la destinada a restablecer el derecho de las mujeres a salvar su propia vida y garantizar un efectivo acceso a la justicia. En la actualidad el Estado está obligado a contener el alto índice de impunidad, la despartidización y el tráfico de influencias en la aplicación de la ley; el incremento de la trata de personas y las altas tasas de violencia sexual existente.

Otra gran deuda pendiente es el restablecimiento en el corto plazo de la vigencia de la Constitución y un régimen basado en el respeto a los derechos humanos universales.  La inclusión y participación política de las mujeres tiene como requisito la existencia de un andamiaje institucional  y un Estado de Derecho, que implica independencia de poderes, pluralismo político, libertad de asociación y  libertad de expresión, que requiere también de una ciudadanía activa en el ejercicio de sus derechos, deberes y libertades.  Avanzar en esa dirección implica la sustitución de todos los usurpadores en las instituciones del Estado y la realización de elecciones libres, competitivas y transparentes, como vía cívica y pacífica para salir de un régimen autoritario e ilegítimo.

 Es imperativo la conformación de una oposición democrática y beligerante, tanto a nivel de partidos y fuerzas políticas como de la ciudadanía. Por ello demandamos una oposición que esté a la altura del desafío de restablecer la república y dedique sus energías a crear las condiciones hacia una nueva transición democrática en un proyecto incluyente, con paridad y justicia social. Rechazamos cualquier pretensión de arreglos de cúpula, de acciones políticas de espaldas al pueblo y la realización de elecciones municipales en las presentes condiciones, porque sus resultados serían viciados y viciosos, sirviendo únicamente para dar visos de normalidad a un régimen ilegal.

 Hoy más que nunca está en juego la autonomía y la libertad de todos los nicaragüenses y en esa lucha, las mujeres estamos en la primera fila. Reclamamos a todos nuestros conciudadanos su participación activa y su compromiso con el cambio. El pueblo de Nicaragua siempre ha tenido la capacidad y la fuerza para vencer la adversidad y sacudirse el yugo, sobre la base de sus propias fuerzas.  Esta dictadura tampoco prevalecerá.

 

¡Viva el 8 de Marzo! ¡Viva la lucha feminista!

 ¡A defender la autonomía y la libertad!

 

Movimiento Autónomo de Mujeres

Managua, 8 de Marzo de 2012

 


A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: mktime(): It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected the timezone 'UTC' for now, but please set date.timezone to select your timezone.

Filename: noticias/ver.php

Line Number: 25

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: date(): It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected the timezone 'UTC' for now, but please set date.timezone to select your timezone.

Filename: noticias/ver.php

Line Number: 25

Fecha: Mar 07, 2012